Los Premios de La Academia; el arte, la élite, y la controversia…

index

Hace poco dieron lugar los Premios de la Academia, mejor conocidos como los Oscares, y este año estuvo lleno de mucho talento cinematográfico como de costumbre, pero también de controversia racial y por supuesto, el tema favorito en Twitter: Leonardo DiCaprio estuvo nominado y se llevó la estatuilla dorada al fin tras su sexta nominación.

En su octogésima octava entrega, la academia tuvo a Chris Rock como anfitrión de los premios por segunda ocasión después de once años, una opción que alguna vez fuera riesgosa, y cuyo monólogo de 2005 aún resuena para algunos.

Sin embargo, la controversia racial que se suscitó al respecto de no haber nominaciones para personas de color este año, le dio, como era de esperarse, un tono agridulce al monólogo de Chris Rock. Controversia que causó que algunos actores del medio como Jada Smith, esposa de Will Smith, llamaran a un boicot a los premios, esto específicamente porque consideraba que su esposo Will Smith merecía una nominación por Concussion, al igual que muchos opinaban lo mismo con respecto a Idris Elba por Beast of No Nation.

El monólogo de Chris, aun haciendo alusión a los temas delicados e importantes, se vio flojo, simple y dejó qué desear. Haciendo referencia importante sobre la actual controversia racial, dejó claro el mensaje con su particular toque de humor e ingenio. Quizá si la controversia no se hubiera suscitado habríamos tenido un mejor monólogo de Chris Rock como al que estamos acostumbrados.

Chis hizo un comentario bastante acertado, en dónde al preguntase si Hollywood es racista, concluyó con que Hollywood no es racista en el sentido común de la palabra, sino más bien es un ambiente en donde se experimenta un tipo de racismo (y exclusividad) propio de las hermandades universitarias, algo así como «Nos caes bien, pero no eres uno de nosotros».

Las nominaciones

En cuanto a las nominaciones y los premios la que sorprendió al ganar varias categorías técnicas fue Mad Max Fury Road, llevándose a casa seis estatuillas. Sin embargo la bella Charlize Theron no fue nominada para mejor actriz de reparto, nominación que se esperaba.

The Revenant del mexicano Alejandro Gonzáles Iñárritu se llevó mejor director por segunda vez consecutiva y mejor cinematografía a cargo de Emmanuel Lubezki quien hizo historia al ser el primer director en ganar el premio en dicha categoría tres veces seguidas.

Por supuesto, lo que dio mucho de qué hablar en las redes sociales fue que Leonardo DiCaprio al fin recibió un Oscar, esto por su papel en la película del mexicano The Revenant.

El show sorprendió con la actuación de Lady Gaga cantando Till It Happens to You de la película «The Hunting Ground», y que estuviera nominada en la categoría de mejor canción original, además de ser en parte inspirada por el abuso sexual que sufrió a los diecinueve años. Sam Smith fue quien se llevó la estatuilla en dicha categoría con su tema Writing’s on the Wall de la película de «James Bond 007» Spectre.

Una de las ganadoras esperadas y favoritas fue por supuesto la sueca Alicia Vikander a mejor actriz de reparto por su incomparable actuación en la película The Danish Girl con el papel de Gerda Wegener como la esposa de Lili Elbe (Eddie Redmayne) quien fuera la primera persona transexual en experimentar una cirugía para cambio de sexo. The Danish Girl, una película, fuerte, pesada con una temática controversial pero impecablemente hecha.

Redmayne, también estaba nominado para mejor actor pero perdió frente a DiCaprio y Vikander protagonizó el ingenioso thriller de ciencia ficción Ex-Machina, cinta que se llevó el premio por la categoría de mejores efectos visuales.

En la categoría de mejor actriz, la estatuilla se la llevó Brie Larson por su fantástico papel en «Room», película basada en una novela con una historia escalofriante acerca de una chica que permanece cautiva en una habitación en contra de su voluntad por años, y que tiene que criar a su hijo dentro de la habitación. Los contrastes de como su hijo percibe la realidad sin jamás haber visto el mundo exterior, hacen a esta película una historia fascinante.

En cuanto a mejor actor de reparto el ganador fue Mark Rylance con su papel de Rudolf Abel, un espía de la unión soviética en estados unidos durante la guerra fría en la cinta de Steven Spielberg Bridge of Spies en la que también protagonizó Tom Hanks.

En cuanto a mejor película, se disputaban Spotlight y Room, siendo Spotlight la que se llevara la estatuilla. Un filme fascinante y serio con una temática delicada, complicada y controversial, que relata las dificultades que pasó un equipo de investigación periodístico con el mismo nombre de un periódico de Boston, The Boston Globe, para revelar uno de los crímenes más repulsivos que ha evidenciado la humanidad cometido por una institución religiosa tan poderosa como lo es la iglesia católica. Sacerdotes que por años abusaron sexualmente de menores y que la iglesia sabía y encubría. Aun así la institución les permitía seguir desempeñándose como clérigos y estos volvían a cometer sus fechorías. Una cinta fuerte y que sin duda se merecía el premio a mejor película. Con una actuación excelente de Mark Ruffalo que también recibió una nominación a mejor actor de reparto, pero perdió frente a Mark Rylance.

Reinan las élites

Con todo la ceremonia no fue lo que muchos esperaban; a Tina Fey no le encantó, e independientemente de los comentarios acertados de Chris Rock acerca de la controversia racial, su monólogo no fue percibido como muy gracioso y de hecho causó enojo en muchos con su chiste de los tres niños asiáticos como «contadores de los Oscares», en los que invitó al escenario a tres niños asiáticos vestidos de traje, entre ellos una niña, y en el que después dejó claro que si a alguien no le gustaba su chiste, solo debía tuitearlo desde su teléfono móvil, el cual también había sido fabricado por dichos niños.

La academia parece ser una institución arcaica, y se discute reformarla o simplemente terminar con ella ya que es básicamente una élite de cineastas y muchos de ellos votan sin ver las cintas, se habla de la desigualdad de género, edad y raza entre los miembros, y sus intentos aparentes por refrescar la ceremonia y atraer a una audiencia más joven han sido a veces desatinados, como es el caso por ejemplo de los Oscares honorarios que este año fueron entregados en una ceremonia privada, quitándole a los premios ese momento donde los viejos grandes le brindaban emoción y nostalgia a la ceremonia con sus trabajos espectaculares de toda la vida.

En conclusión, una ceremonia con muchos extremos y si es cierto que Los Premios de La Academia seguirán siendo algo relevante en el mundo del cine, es momento de revitalizarlos y reformar a la academia, o de otra forma, perderán relevancia y quizá si la controversia siguiere, lo mejor sería darla por terminada.

Mil páginas

Y escribiré mil páginas sobre ti que jamás leerás; al menos cien sobre tu perfecta imperfección, unas doscientas sobre tu cuerpo el cual no puedo etiquetar, trescientas sobre tu humor ridículamente alegre, y el resto, sobre el insomnio que me causa el café de tus ojos.

—Raúl Oropeza.

50 Best Films About Writers, Ranked

Flavorwire

Hollywood is famous for its treatment of writers. They are the low man on the totem pole, the person banned from the set, the guy who wrote the Great American novel drinking himself to death in Los Angeles, rewriting dumb scripts. It’s funny, as Hollywood — along with movies around the world — is obsessed with portraying “writers” on screen, which is a weird profession to lionize as writing is the least visually pleasing job of all.

There are a lot of bad movies about writers out there. At Flavorwire, we wanted to make the definitive list of the 50 Best Films About Writers of all time, with the requisite mix of biopics, book adaptations (what’s up Stephen King and John Irving), foreign films that actually feature female writers, po-mo meta surrealist studies of madness (very frequent), and the works of Woody Allen. (A thank you to writer Alexander Chee, whose…

Ver la entrada original 4.599 palabras más

Coffee & Beer

I love the morning,

but I also love the night.

I love good coffee,

and I love your smile.

 

I enjoy good beer,

but just a pint or two,

well, perhaps a whole litre,

If it’s okay with you.

 

I have no fear,

it doesn’t seem fair.

I know you’re weird,

but I want to be there.

 

I fancy you in the morning,

I fancy you at night,

I thought I wouldn’t wonder,

if it’s all worth the fight.

 

A day goes by without you,

without your crazy ways,

without your stupid laughter,

I hope it’s just a phase.

 

You’ve got me writing bullshit,

and reflecting on my thoughts,

I just don’t want to push it,

I know I have a shot.

 

But girl, believe me when I tell you,

it’s you I’m nuts about,

I know I’ll somehow get you,

sure, it’ll take more than a Stout.