The Story of a Boy

When I was younger, I used to think life would just turn out fine. That everything that lay ahead of me was bound to be pure perfection. How foolish I was.

Then in high school, those ambitions started to slowly and unnoticeably fade away, and the feeling of hopelessness that is now part of my everyday life, started to fill in and spread, like a disease.

By the time I was in college, I thought, ‘well, I may not be studying at the university I wished for, but I think I have a chance at life.’ I studied Gastronomy by the way. Soon it was, before I had graduated with my diploma on one hand and my hopes, dreams and doubts on the other.

Soon I got to have my first encounter with the real world. It did not go well. I started working for a local restaurant; an Argentine restaurant whose owner was a chubby woman with the attitude of an angry truck driver. Nothing was good enough for her. However, the worst was probably the head chef. I simply could not make my mind as to whom I hated the most.

Three days later, I left my uniform in an empty locker, and was on my way. Never had I felt such a relief, such a joy. I was exhilarated. After that failed attempt to embrace the work field —the working class, I decided it was time for me to go back to school.

I didn’t know what to do, of course, if anything, my life has always been characterised by an unnerving inability to make decisions —to make up my mind.

Making the right decision has always been a struggle for me. But not only can I not make the right decision, the worst comes when I have to think of something with no previous clue or ground to start with.

I remember all those bullshit vocational tests I took during my last days of high school, they always told me I was good with language and that I would make a good lawyer, economist, teacher or some of the sort.

So I decided to try International Trade. It sounded fancy, and I got to study it at the same university —a private one— I had studied high-school. When I got there, I got a discount —a pretty good deal for my tuition. I started happily, and feeling a bit more confident that I would then have more options in life. Two weeks later, came another disappointment. My mother informed me it was impossible for her to continue to pay for my tuition. You see, ever since my parents got divorced, my mother and I have always struggled with money. When it comes to money —a delicate matter in my family—, I fall silent. I hate our money problems. My father decided he was no longer obligated to support me financially after I turned eighteen. Legally yes, of course, but I was going to college for god’s sake! What kind of parent does that? I always wondered. Of course things between my father and I soon fell apart —It did not go well—, and as a result we did not spoke to each other for sixteen years.

My mother for some reason has always had faith in me, so she soon encouraged me to teach English in a language school —English for foreign learners. I could do that, of course, but I simply disregarded such idea for I thought I would need credentials for that, credentials I did not have whatsoever. In the end, I tried it not expecting to have good results, as always, not trusting myself enough.

I did get the job, and I began to work at a local small language school. The payment was minute, but for the first time I was doing something real —or at least it looked like a real job—, I was teaching.

A year passed, and I continued teaching though I hadn’t given up on the idea of going back to college. As I did not have the money for a private university, I decided I would enrol in the public state university. I picked Economics. I guess because it was the field of study that appealed the most to me. It sounded fancy, and I remember I always liked talking about economy matters and money. I kept working as an English teacher and soon got a job at the same university where I had studied Gastronomy, thanks to some good relations I had there.

Nearly five years went by, and I continued to work as a professor until my dad came around and asked my mother and me for forgiveness —for everything he had done to us.

Yet, for some time now, I’ve thought of myself as a failure, though I know and feel I’m better than a lot of people, people who do better. That’s the sort of thing you would not tell your family or your friends. It sounds horrible. But that is exactly what it feels like.

What is it that makes life so incredibly mysterious? That feeling of nostalgia, that seems to hurt within, that longing for something we simply do not know what it is, that constant idea that we are missing something, but we simply don’t get to figure out; that huge void inside us. The idea that life is a constant process of loss…

Probably love is the only thing that gives some meaning to the void of existence. Have I been in love? Yes. Have I loved —truly loved? No. At least no others than my family and friends, for that matter, of course. But you know what I mean. Surprising would it sound to anyone, to know I have not ever had a single girlfriend. But don’t get me wrong, I’ve dated girls, yes; but nothing serious. I’ve been in love, yes, but never reciprocated. Unrequited love is probably the field where I have the most experience in. That is why I cannot say I have loved, really.

The concept of love has always seemed baffling to me. It’s been a mystery for me ever since I can remember, or ever since I first came into contact with it. What is love anyway? Yet, it is the one thing I crave to write about, and feel unable to, for I feel I have no idea what it is, or at least, I still don’t fully understand it.

Pablo Neruda, the Chilean writer wrote: ‘If nothing saves us from death, may love at least save us from life.’ and from what I’ve come to know about love, this is perhaps what makes the most sense to me.

But perhaps my problem lies in a latent inability to overcome some insecurities of mine. That inability I have to commit myself to anyone is nothing but fear —pure fear. Fear of the unknown perhaps? I don’t know, yet I’ve always felt a little twinge in my belly whenever the idea of caring too much for someone comes to my mind, as to protecting me from love itself. I have thought about it. But if I am really honest with myself I would come to the conclusion that, throughout all my years of existence, my contact with love and relationships has been negative, disastrous and sickening. Wherever I looked around me, love was always pain and doom.

My mother, for example, always had really bad experiences with love and relationships. Everything ended badly in her life, at least ever since my father. As a result, she has confined herself to a solitary life. That is the sort of reference I have about love, and everywhere I look, it almost always seems to be the same. Nevertheless, I’m not so foolish as to think love is only pain and suffering. Of course problems lie with the way people deal with them. I know that. I am certain love will turn out just fine once I work on my outlook on life —and love itself.

After all this time I continue to struggle through the path of life, trying to make the most of it, still trying to understand it. Carl Sandburg said: ‘I don’t know where I’m going, but I’m on my way.’ Gandhi said: ‘Whatever you do in life will be insignificant, but it is very important that you do it.’ That is exactly how I feel… trying not to lose hope —not to give up on life.

Realidad decadente

Los cánceres de la realidad.

Por Raúl Oropeza.

Mi vida siempre se ha visto colmada y perturbada por ese sentimiento de irrealidad; de inconsistencia entre la teoría y la práctica. La realidad más bien me ha parecido algo incomprensible, sin ton ni son, algo que la gente parece simplemente dar por sentado y aceptar irremediablemente no importando cuan aciagas parezcan sus circunstancias. Me llena siempre una sensación de inutilidad total en la mayoría de las prácticas que ejerce el ser humano, con quien sabe qué propósito.

Hoy saliendo mi trabajo por la tarde decidí ir a un centro comercial popular en la ciudad y que está cerca del área por donde trabajo. Mientras miraba en las tiendas distintas cosas que me agradaría comprar, y para las que sencillamente por el momento no tengo dinero para comprar, me entró ese pensamiento de vivir conforme al sistema como diciendo «debería rendirme ya y buscar una forma de hacer más dinero y aceptar la realidad en la que vivo.» Pero “La realidad” ¿Qué cosa realmente es “La realidad”? Yo estudio economía, como debí haberlo mencionado ya anteriormente en algún artículo y siempre desde antes de iniciar mis estudios de economía, ese pensamiento de inconsistencia entre la teoría y la realidad me sigue; esa sensación como dije antes, de que vivimos en un mundo absurdo y absurdamente absoluto; gobernado por oscuras y tétricas fuerzas, que como sea también caen en lo absurdo.

Después de mi recorrido por el centro comercial caminando por la banqueta, los pensamientos de rendición al sistema en el que vivimos llegaron a mi mente de nuevo. Al subir al autobús destino a mi casa, en una parada más adelante de la que había subido, subió una pareja —bueno no podría saber si eran pareja o tan solo amigos— pero era una pareja con pinta de hippies, al instante noté que el muchacho de unos veintitantos años, era extranjero; tez blanca, ojos azules, tatuajes, expansiones en las orejas etcétera. La muchacha era claramente mexicana, ellos iban parados cerca de donde yo estaba sentado y el extranjero comenzó a hablar inglés con un claro acento americano.

Recuerdo que comenzó a explicarle a chica porque no había ido a la universidad, porque la había dejado, o porque no le gustaba, era bastante ambiguo, y entonces (traduciendo) dijo: «Entonces me di cuenta que la universidad era inútil; no me ofrecía nada que realmente me llevara a algo, es decir, yo cuando iba a la universidad estaba aprendiendo sobre paneles solares, pero no me enseñaban cómo construir un panel solar para mí mismo, es como, si estudias agricultura, te enseñan agricultura moderna, la cual está matando al planeta, y luego hay carreras como arquitectura, ¿para qué sirve la arquitectura?, la arquitectura no ayuda a nadie si no se aplica. En la universidad simplemente no encuentras nada que te permita ayudar a la gente. Mi madre me estuvo molestando por un largo rato en que fuera a la universidad y entonces yo le dije: “Mamá en la universidad no enseñan nada que realmente me permita ayudar a la gente; en la universidad no encuentro nada que me permita vivir como una persona libre”.» y refiriéndose de nuevo a la chica dijo: «En la escuela le enseñan a los niños cómo llevar los saldos de tarjetas de créditos y facturas para pagar. Vivimos en un sistema en el que la deuda es la base. Desde que nacemos, nacemos con deuda, y una vez que empiezas a tener deudas y trabajas para pagar deudas, en realidad no estás trabajando para ti sino para alguien más, y en el momento que trabajas para alguien más, te conviertes en un esclavo. Mi hermana estudió para ser chef y se endeudó para pagar su universidad, yo trabajé en un restaurante por mucho tiempo, y ganaba más de lo que ella ganaba cuando se graduó. Estaba endeudada con la universidad y le llevó ocho años liquidar la deuda y aun así, apenas hoy esta ganando lo que yo ganaba cuando trabajaba en el restaurante». Recuerdo claramente que la muchacha solo asentía y decía «Es verdad» en inglés.

Yo que estudio economía, entonces sumo economía a la lista mencionada por el chico Estadounidense, y la explico así: Estudiamos economía, pero realmente no se nos enseña a economizar en ningún sentido de nuestras vidas, y no me refiero a gastar menos dinero, sino a satisfacer necesidades ilimitadas con recursos limitados que es lo que la economía significa en sí. Esto es porque la economía actual se basa en pilares de arena como la deuda, la propiedad privada, el sistema monetario, el consumismo y la exagerada producción lineal (para nada verde); un sistema en el que en vez de reinar la abundancia reina la escasez, por las ganancias económicas que esta le genera. Es más bien una anti-economía. Y entonces me pregunto: nos enseñan en la carrera de Economía a entender cómo funciona el sistema, pero para nada a como economizar realmente, te enseñan microeconomía; maximización, minimización, optimización… cómo funciona el dinero, por qué se da la inflación. Pero en ningún momento te dicen como tú volverte rico. Porque por supuesto aunque creas entender las mecánicas básicas y obvias, en esta realidad absurda, descubres luego, y no en la universidad, que quienes se hacen de inmensas fortunas y que normalmente controlan al planeta de cierta forma, lo hacen de maneras apabullantemente increíbles que carecen de sentido común. Y lo irónico es la economía moderna que lo que actualmente predica no es más que el resultado disfrazado de técnicas económicas que se han preservado por siglos y siglos basadas en premisas que han perdurado por miles de años como la propiedad privada, el mercado, etcétera y que al final han culminando en el sistema monetario. Estas formas en las que la sociedad funciona no han cambiado casi nada en lo absoluto, y por supuesto ponernos a pensar y cuestionar estas concepciones de carácter casi celestial, como lo es la propiedad privada, es por ende, inaudito, utópico y causa de risas por aquellos que controlan el sistema y sus títeres, pero incluso también por quienes son esclavos de este, que muchos de ellos lo comprenden pero caen en el “nada se puede hacer” del doble pensamiento.

Al escuchar a este muchacho hippie explicando perfectamente algo que yo ya sabía, y ejemplificarlo de una forma tan simple, quedé perplejo. Por mucho tiempo he tenido esa lid interna; ese forcejeo de mis pensamientos acerca de lo que la supuesta realidad nos ofrece, lo que el sentido común dicta, no hay conexión lógica alguna entre estas dos, como no hay una consistencia y aun así, por mucho tiempo la humanidad parece vivir de esta forma como si nada. Es decir para muchos ilusos sin esperanza, pasa desapercibido el cómo realmente funciona el mundo que los rodea, y otros aunque parecen entender lo que está mal, parecen a la vez simplemente aceptar su mundo tal y como es, como si las dos realidades tuvieran sentido y por más opuestas que sean, fueran a la vez igual de válidas. Es ahí donde a veces atestiguo con ojos aciagos, como el doble pensar, —ese del que oímos hablar en 1984 de George Orwell—, hace acto de presencia, y es pan de cada día en la mayoría de las mentes humanas. Esto entonces nos lleva a que un control oscuro y tétrico realmente existe en la sociedad, y la mayoría de la gente sencillamente lo ignora.

Ciertamente la universidad y todo el sistema educativo en sí, no nos ofrece nada tangible y real, que pueda ayudar a la gente y solucionar problemas reales en la sociedad y el planeta, en primera instancia nuestro sistema educativo sólo nos enseña a obedecer y no a pensar, casi todas las disciplinas en las diferentes universidades están diseñadas para preservar este sistema económico-social en el que vivimos, y se nos alienta a crear nuevas formas de preservarlo tan solo adaptándolo a diferentes nuevas tecnologías, como vemos, muchas de las ideas exitosas —y aceptadas— hoy en día que surgen de la universidad, son ideas de negocios, sobre nuevas áreas de explotación para jugosas ganancias, ideas para los mercados financieros, ideas sobre explotación petrolífera etcétera. Nada realmente que pueda cambiar a este sistema sucio y absurdo que reina, y todas aquellas ideas que surgen para cambiar al sistema, todas aquellas ideas verdes, como nuevas formas de energía limpia, todo lo que pueda amenazar al sistema impuesto, son aniquiladas, acalladas ferozmente y solo prevalece lo que soporte al eterno sistema tradicional, lleno de premisas obsoletas como el sistema financiero, el mercado moderno y los extravagantes patrones de consumo. Solamente esas concepciones paradigmáticas e inamovibles e incuestionables en las que se funda la sociedad actual, prevalecen e irónicamente, han prevalecido por siglos.

Todo esto solo nos lleva a estratificación social, y al exterminio del ser humano como tal: humano, que entonces busca la felicidad en los lugares más equívocos, y ¿por qué? por el control, el poder, el dinero que le brinda este sistema a quienes se creen amos del universo.

2012 Un año indescriptible

El 2012 un año intrigante, fascinante para la mayoría de la gente, para mi no fue quizá tan fascinante, pero sí fue un año importante y trascendental, en muchos ámbitos me atrevería decir que fue uno de los peores años que haya tenido, sin embargo, fue un año necesario, lleno de cambios, de aventuras, de altibajos, un año que me deja un sabor de boca agridulce, amargo, un año lleno de errores y malas rachas que me hicieron más fuerte, me hicieron mejorar como persona, y qué irónicamente me hicieron reflexionar sobre la vida y me ayudaron a apreciarla y a disfrutarla más, un año cuyos cambios no podrían caerme mejor, un año en el que también hice nuevos amigos, y muchos de los cuales ahora son muy cercanos a mí, un año inexplicable, indescriptible, bizarro, que me deja recuerdos curiosos, pero que muchos ahora disfruto y recuerdo con una sonrisa, vaya, como sea, un muy buen, necesario y merecido año… Espero y el 2013 sea más que un año sombrío, un año alegre, y mucho más llevadero, para poder disfrutar de esta nueva versión de mí y aquellas “mejoras” que el 2012 dejó en mí, espero y sea un año, próspero, fantástico, de muchos logros y lo mismo les deseo ustedes amigos… Feliz 2013…

Sólo un paseo…

Es sólo un paseo… sólo un viaje, sí, todo, la vida todo ello en lo que pensamos, que creemos, que damos por sentado, se invalida totalmente ante la inmensidad del universo, la inmensidad de todo aquello de hay más allá, ante la infinitesimal, mínima, diminuta presencia de aquello que llamamos existencia… sí nosotros, nuestro planeta, nuestras vidas, son sólo un instante en el universo y los otros posibles universos según las últimas teorías cosmológicas… muchos lo dejaron claro, muchos lo dijeron; John Lennon, Carl Sagan, es sólo un paseo, un viaje. Nuestras vidas, nuestros problemas, nuestro sistema económico, nuestro gobierno, los países, el planeta todo es nada en sí, nada en comparación de todo lo demás…

De esos momentos en la noche en los que siento un escalofrío, y una sensación de frío en mi estómago, cuando me llega el pensamiento de que un día más se va y pareciera que pasó desapercibido y entonces todo el concepto de la vida me ataca de un solo golpe y me hace pensar que algún día seré anciano –o probablemente ni alcance tal estado–, que estaré más cerca de la muerte, y entonces me cuestiono: ¿Soy feliz?, ¿qué hecho hasta ahora que haya valido la pena?, ¿qué vale si quiera la pena realmente? ¿Lo has pensado? Y entonces recapitulando: ¿Soy feliz? E irónicamente la respuesta podría sonar familiar para muchos, ya que no es del todo satisfactoria.

En esos momentos empiezan las reflexiones de lo insignificantemente diminutos que son mis problemas y de lo increíblemente simple que se torna La vida desde aquella perspectiva, y la noche se va y pienso, concluyo que; la vida se irá rápido e inadvertida y que:

Es sólo un paseo, un viaje…