The Story of a Boy

When I was younger, I used to think life would just turn out fine. That everything that lay ahead of me was bound to be pure perfection. How foolish I was.

Then in high school, those ambitions started to slowly and unnoticeably fade away, and the feeling of hopelessness that is now part of my everyday life, started to fill in and spread, like a disease.

By the time I was in college, I thought, ‘well, I may not be studying at the university I wished for, but I think I have a chance at life.’ I studied Gastronomy by the way. Soon it was, before I had graduated with my diploma on one hand and my hopes, dreams and doubts on the other.

Soon I got to have my first encounter with the real world. It did not go well. I started working for a local restaurant; an Argentine restaurant whose owner was a chubby woman with the attitude of an angry truck driver. Nothing was good enough for her. However, the worst was probably the head chef. I simply could not make my mind as to whom I hated the most.

Three days later, I left my uniform in an empty locker, and was on my way. Never had I felt such a relief, such a joy. I was exhilarated. After that failed attempt to embrace the work field —the working class, I decided it was time for me to go back to school.

I didn’t know what to do, of course, if anything, my life has always been characterised by an unnerving inability to make decisions —to make up my mind.

Making the right decision has always been a struggle for me. But not only can I not make the right decision, the worst comes when I have to think of something with no previous clue or ground to start with.

I remember all those bullshit vocational tests I took during my last days of high school, they always told me I was good with language and that I would make a good lawyer, economist, teacher or some of the sort.

So I decided to try International Trade. It sounded fancy, and I got to study it at the same university —a private one— I had studied high-school. When I got there, I got a discount —a pretty good deal for my tuition. I started happily, and feeling a bit more confident that I would then have more options in life. Two weeks later, came another disappointment. My mother informed me it was impossible for her to continue to pay for my tuition. You see, ever since my parents got divorced, my mother and I have always struggled with money. When it comes to money —a delicate matter in my family—, I fall silent. I hate our money problems. My father decided he was no longer obligated to support me financially after I turned eighteen. Legally yes, of course, but I was going to college for god’s sake! What kind of parent does that? I always wondered. Of course things between my father and I soon fell apart —It did not go well—, and as a result we did not spoke to each other for sixteen years.

My mother for some reason has always had faith in me, so she soon encouraged me to teach English in a language school —English for foreign learners. I could do that, of course, but I simply disregarded such idea for I thought I would need credentials for that, credentials I did not have whatsoever. In the end, I tried it not expecting to have good results, as always, not trusting myself enough.

I did get the job, and I began to work at a local small language school. The payment was minute, but for the first time I was doing something real —or at least it looked like a real job—, I was teaching.

A year passed, and I continued teaching though I hadn’t given up on the idea of going back to college. As I did not have the money for a private university, I decided I would enrol in the public state university. I picked Economics. I guess because it was the field of study that appealed the most to me. It sounded fancy, and I remember I always liked talking about economy matters and money. I kept working as an English teacher and soon got a job at the same university where I had studied Gastronomy, thanks to some good relations I had there.

Nearly five years went by, and I continued to work as a professor until my dad came around and asked my mother and me for forgiveness —for everything he had done to us.

Yet, for some time now, I’ve thought of myself as a failure, though I know and feel I’m better than a lot of people, people who do better. That’s the sort of thing you would not tell your family or your friends. It sounds horrible. But that is exactly what it feels like.

What is it that makes life so incredibly mysterious? That feeling of nostalgia, that seems to hurt within, that longing for something we simply do not know what it is, that constant idea that we are missing something, but we simply don’t get to figure out; that huge void inside us. The idea that life is a constant process of loss…

Probably love is the only thing that gives some meaning to the void of existence. Have I been in love? Yes. Have I loved —truly loved? No. At least no others than my family and friends, for that matter, of course. But you know what I mean. Surprising would it sound to anyone, to know I have not ever had a single girlfriend. But don’t get me wrong, I’ve dated girls, yes; but nothing serious. I’ve been in love, yes, but never reciprocated. Unrequited love is probably the field where I have the most experience in. That is why I cannot say I have loved, really.

The concept of love has always seemed baffling to me. It’s been a mystery for me ever since I can remember, or ever since I first came into contact with it. What is love anyway? Yet, it is the one thing I crave to write about, and feel unable to, for I feel I have no idea what it is, or at least, I still don’t fully understand it.

Pablo Neruda, the Chilean writer wrote: ‘If nothing saves us from death, may love at least save us from life.’ and from what I’ve come to know about love, this is perhaps what makes the most sense to me.

But perhaps my problem lies in a latent inability to overcome some insecurities of mine. That inability I have to commit myself to anyone is nothing but fear —pure fear. Fear of the unknown perhaps? I don’t know, yet I’ve always felt a little twinge in my belly whenever the idea of caring too much for someone comes to my mind, as to protecting me from love itself. I have thought about it. But if I am really honest with myself I would come to the conclusion that, throughout all my years of existence, my contact with love and relationships has been negative, disastrous and sickening. Wherever I looked around me, love was always pain and doom.

My mother, for example, always had really bad experiences with love and relationships. Everything ended badly in her life, at least ever since my father. As a result, she has confined herself to a solitary life. That is the sort of reference I have about love, and everywhere I look, it almost always seems to be the same. Nevertheless, I’m not so foolish as to think love is only pain and suffering. Of course problems lie with the way people deal with them. I know that. I am certain love will turn out just fine once I work on my outlook on life —and love itself.

After all this time I continue to struggle through the path of life, trying to make the most of it, still trying to understand it. Carl Sandburg said: ‘I don’t know where I’m going, but I’m on my way.’ Gandhi said: ‘Whatever you do in life will be insignificant, but it is very important that you do it.’ That is exactly how I feel… trying not to lose hope —not to give up on life.

Inteligencia social extinta

¿Realmente sabemos comunicarnos?

En nuestros días es cada vez más difícil comunicarnos. Vivimos en una era digital; de tecnología, llena de medios electrónicos y artificiales, como la mensajería instantánea, los teléfonos móviles inteligentes con acceso a internet y aplicaciones de mensajería casi ilimitadas, tenemos también los no tan nuevos SMS y por su puesto las llamadas telefónicas. Podemos estar comunicados con todo el mundo a toda hora del día desde cualquier lugar en el que estemos. Pero en este sistema imperante cada vez resulta más difícil salir de nuestras casas salvo para trabajar o estudiar… o a veces ambas.

Entonces, la comunicación real con las personas se ha ido perdiendo. Cada vez es más difícil (y costoso) salir de nuestras casas para encontrarnos con algún amigo, mientras la facilidad de comunicarnos electrónicamente con personas ubicadas a través del globo se incrementa, es decir, contamos con la facilidad de comunicarnos desde cualquier lugar que estemos con personas a través de los mensajes de texto, sean SMS o por internet, pero esta facilidad nos ha desconectado y alejado de la naturaleza y de la comunicación real; cara a cara; en persona pues, nos hemos hundido en estos medios artificiales y fríos de comunicación.

Más del 80% de la comunicación entre las personas es no verbal, siempre y cuando esta sea en persona por supuesto, entonces realmente, estos medios de comunicación artificiales nos han quitado la necesidad o la habilidad natural de desarrollar un lenguaje corporal y no verbal mucho más natural y real, a como debería ser entre los humanos, vaya a como es entre los animales. Sí nos ponemos a pensar que cada vez es más fácil ponernos en contacto con alguien, con quien sea, con cualquier persona, y cada vez es más difícil hacer amigos, encontrar pareja, etcétera, gran parte de esto se debe a esta «desconexión humana», es decir, cuando alguien envía un mensaje de texto, la información se reduce a lo que las palabras, frases y expresiones signifiquen, pero también el mensaje o la información es sujeta a juicio y percepción de quien lee el mensaje, dejando así el lenguaje corporal, —la mirada por ejemplo—, el tono de voz, la postura y todos aquellos atributos de la comunicación no verbal humana que suceden cuando las personas se relacionan en persona, fuera de ese intercambio de datos. Partiendo de esto, la información tiene entonces que «estandarizase», es decir, se crean una serie de preceptos, ideas o acepciones de qué se debe decir para iniciar una conversación, de qué significa «tal cosa», y entonces al quitar los atributos no verbales de la conversación caemos en una comunicación mecánica, fría, irreal en la que solamente la opinión y percepción de la persona quién recibe la información, es decir, «quien lee el mensaje», y lo que la sociedad dicte, es lo que determina el efecto de tal mensaje —de esa información—, en la persona que lo recibe, y, quizá esta no sea muy cercana a lo que el hablante o generador del mensaje realmente quiso expresar. Por supuesto esto sucede también cuando hablamos cara a cara pero a mucho menor medida, porque entonces tenemos una comunicación, completa que incluye también comunicación no verbal y lenguaje corporal.

En tiempos modernos entonces no es de sorprenderse que sea muy difícil hacer amigos, encontrar pareja, enamorarse… en sí, entablar cualquier tipo de relación humana. Cada vez que alguien intenta sobrepasar esta «barrera» digital; artificial, como lo son los mensajes de texto por ejemplo, la gente se siente «amenazada», desprotegida , y entonces surgen estados de paranoia o hasta neurosis en las personas… tienden a pensar que si alguien les llama por teléfono por ejemplo —lo cual incluye la comunicación de la voz, el ritmo de habla, etcétera—, o si alguien les propone verse en persona, automáticamente surgen ideas de que la persona probablemente no trame algo bueno, o quizá solo quiera «ligarle». La era digital nos ha ayudado a establecer esta barrera, ¿o será quizá que nosotros adoptamos, construimos y alimentamos esta barrera a propósito, y sin darnos cuenta? ¿Será por eso que en estos tiempos establecer relaciones más íntimas con las personas se ha vuelto casi un lujo o una suerte, o incluso se ha vuelto ya «el dominio de una habilidad especial», como lo es «hablar con la gente», casi «persuadirlos» (casi como lo que hace un agente de ventas), para que no se asusten.

Imaginemos por un instante que vivimos en una era, sin teléfonos móviles, sin mensajes de texto ni Internet, ni siquiera me refiero sin teléfono convencional, solamente estos tres ya mencionados; ¿qué pasaría entonces? Para conocer gente nueva no quedaría de otra más que salir a la calle, a lugares de recreación y convivencia, donde se junte la población para recrearse o distraerse, los otros medios por supuesto serían la escuela y el trabajo, pero como no existirían medios simples de comunicación, estaríamos obligados a vernos en persona con mucha más gente y con mucha más frecuencia, prácticamente con todas las personas que tengamos que ver —nos interesen como amigos, como algo más o no—, entonces tendríamos una comunicación, rica, cálida y completa con las personas, con lenguaje verbal y no verbal, no haríamos juicios de valor sobre las personas basados tan solo en una mínima parte de ellos, basados tan solo en un mínimo porcentaje de lo que en realidad quisieron expresar —en la interpretación que le daríamos a los mensajes de texto por ejemplo—; conoceríamos mejor a la gente, tendríamos mejores primeras impresiones, e impresiones en general, y al hacer esto con mayor frecuencia, tendríamos «mayor práctica» en la comunicación con las personas, en establecer relaciones; entonces quizá sería mucho más fácil hacer amigos más adecuados, encontrar a nuestra «media naranja» incluso, qué sé yo… Esto por supuesto sí fue así en la antigüedad, y no nos vayamos muy al pasado… hablo del siglo pasado, del siglo XX, hasta principios de los años ochenta, la comunicación electrónica, rápida, digital, fría y simple como la de hoy, era muy rara y casi un lujo reservado para los hombres de negocios etcétera. Qué no nos sorprenda entonces que nuestros padres y abuelos vivieran en una era mucho más «amigable», que se les facilitara hacer amigos —buenos amigos— y que encontraran fácilmente pareja —parejas afines, adecuadas; que les complementaran.

No cabe duda que en estos tiempos donde el sistema económico imperante y la era digital, la era de «los mensajes de texto» nos ha vuelto más torpes para comunicarnos, podemos hablar con quien sea, pero nos es mucho más difícil hacer amigos, nos cuesta confiar en alguien o ganarlos la confianza de alguien; nos cuesta «comunicarnos». Esta era nos ha desconectado de la naturaleza, de esa «inteligencia social» que debería existir con el simple hecho de convivir con los otros de nuestra especie; con otros seres humanos, esta era nos ha vuelto frívolos, miedosos, aprensivos, de establecer relaciones con las personas, les causa incluso cierta ansiedad a algunos hablar con gente cara a cara, nos ha vuelto en otras palabras, artificialmente tímidos y paranoicos, cuidadosos de la gente, no importa cuán fácil sea comunicarnos con ellos a cualquier hora del día en cualquier parte del mundo por medio de mensajes de texto. Esta era digital y artificial, nos ha hecho perder esa inteligencia social…

Realidad decadente

Los cánceres de la realidad.

Por Raúl Oropeza.

Mi vida siempre se ha visto colmada y perturbada por ese sentimiento de irrealidad; de inconsistencia entre la teoría y la práctica. La realidad más bien me ha parecido algo incomprensible, sin ton ni son, algo que la gente parece simplemente dar por sentado y aceptar irremediablemente no importando cuan aciagas parezcan sus circunstancias. Me llena siempre una sensación de inutilidad total en la mayoría de las prácticas que ejerce el ser humano, con quien sabe qué propósito.

Hoy saliendo mi trabajo por la tarde decidí ir a un centro comercial popular en la ciudad y que está cerca del área por donde trabajo. Mientras miraba en las tiendas distintas cosas que me agradaría comprar, y para las que sencillamente por el momento no tengo dinero para comprar, me entró ese pensamiento de vivir conforme al sistema como diciendo «debería rendirme ya y buscar una forma de hacer más dinero y aceptar la realidad en la que vivo.» Pero “La realidad” ¿Qué cosa realmente es “La realidad”? Yo estudio economía, como debí haberlo mencionado ya anteriormente en algún artículo y siempre desde antes de iniciar mis estudios de economía, ese pensamiento de inconsistencia entre la teoría y la realidad me sigue; esa sensación como dije antes, de que vivimos en un mundo absurdo y absurdamente absoluto; gobernado por oscuras y tétricas fuerzas, que como sea también caen en lo absurdo.

Después de mi recorrido por el centro comercial caminando por la banqueta, los pensamientos de rendición al sistema en el que vivimos llegaron a mi mente de nuevo. Al subir al autobús destino a mi casa, en una parada más adelante de la que había subido, subió una pareja —bueno no podría saber si eran pareja o tan solo amigos— pero era una pareja con pinta de hippies, al instante noté que el muchacho de unos veintitantos años, era extranjero; tez blanca, ojos azules, tatuajes, expansiones en las orejas etcétera. La muchacha era claramente mexicana, ellos iban parados cerca de donde yo estaba sentado y el extranjero comenzó a hablar inglés con un claro acento americano.

Recuerdo que comenzó a explicarle a chica porque no había ido a la universidad, porque la había dejado, o porque no le gustaba, era bastante ambiguo, y entonces (traduciendo) dijo: «Entonces me di cuenta que la universidad era inútil; no me ofrecía nada que realmente me llevara a algo, es decir, yo cuando iba a la universidad estaba aprendiendo sobre paneles solares, pero no me enseñaban cómo construir un panel solar para mí mismo, es como, si estudias agricultura, te enseñan agricultura moderna, la cual está matando al planeta, y luego hay carreras como arquitectura, ¿para qué sirve la arquitectura?, la arquitectura no ayuda a nadie si no se aplica. En la universidad simplemente no encuentras nada que te permita ayudar a la gente. Mi madre me estuvo molestando por un largo rato en que fuera a la universidad y entonces yo le dije: “Mamá en la universidad no enseñan nada que realmente me permita ayudar a la gente; en la universidad no encuentro nada que me permita vivir como una persona libre”.» y refiriéndose de nuevo a la chica dijo: «En la escuela le enseñan a los niños cómo llevar los saldos de tarjetas de créditos y facturas para pagar. Vivimos en un sistema en el que la deuda es la base. Desde que nacemos, nacemos con deuda, y una vez que empiezas a tener deudas y trabajas para pagar deudas, en realidad no estás trabajando para ti sino para alguien más, y en el momento que trabajas para alguien más, te conviertes en un esclavo. Mi hermana estudió para ser chef y se endeudó para pagar su universidad, yo trabajé en un restaurante por mucho tiempo, y ganaba más de lo que ella ganaba cuando se graduó. Estaba endeudada con la universidad y le llevó ocho años liquidar la deuda y aun así, apenas hoy esta ganando lo que yo ganaba cuando trabajaba en el restaurante». Recuerdo claramente que la muchacha solo asentía y decía «Es verdad» en inglés.

Yo que estudio economía, entonces sumo economía a la lista mencionada por el chico Estadounidense, y la explico así: Estudiamos economía, pero realmente no se nos enseña a economizar en ningún sentido de nuestras vidas, y no me refiero a gastar menos dinero, sino a satisfacer necesidades ilimitadas con recursos limitados que es lo que la economía significa en sí. Esto es porque la economía actual se basa en pilares de arena como la deuda, la propiedad privada, el sistema monetario, el consumismo y la exagerada producción lineal (para nada verde); un sistema en el que en vez de reinar la abundancia reina la escasez, por las ganancias económicas que esta le genera. Es más bien una anti-economía. Y entonces me pregunto: nos enseñan en la carrera de Economía a entender cómo funciona el sistema, pero para nada a como economizar realmente, te enseñan microeconomía; maximización, minimización, optimización… cómo funciona el dinero, por qué se da la inflación. Pero en ningún momento te dicen como tú volverte rico. Porque por supuesto aunque creas entender las mecánicas básicas y obvias, en esta realidad absurda, descubres luego, y no en la universidad, que quienes se hacen de inmensas fortunas y que normalmente controlan al planeta de cierta forma, lo hacen de maneras apabullantemente increíbles que carecen de sentido común. Y lo irónico es la economía moderna que lo que actualmente predica no es más que el resultado disfrazado de técnicas económicas que se han preservado por siglos y siglos basadas en premisas que han perdurado por miles de años como la propiedad privada, el mercado, etcétera y que al final han culminando en el sistema monetario. Estas formas en las que la sociedad funciona no han cambiado casi nada en lo absoluto, y por supuesto ponernos a pensar y cuestionar estas concepciones de carácter casi celestial, como lo es la propiedad privada, es por ende, inaudito, utópico y causa de risas por aquellos que controlan el sistema y sus títeres, pero incluso también por quienes son esclavos de este, que muchos de ellos lo comprenden pero caen en el “nada se puede hacer” del doble pensamiento.

Al escuchar a este muchacho hippie explicando perfectamente algo que yo ya sabía, y ejemplificarlo de una forma tan simple, quedé perplejo. Por mucho tiempo he tenido esa lid interna; ese forcejeo de mis pensamientos acerca de lo que la supuesta realidad nos ofrece, lo que el sentido común dicta, no hay conexión lógica alguna entre estas dos, como no hay una consistencia y aun así, por mucho tiempo la humanidad parece vivir de esta forma como si nada. Es decir para muchos ilusos sin esperanza, pasa desapercibido el cómo realmente funciona el mundo que los rodea, y otros aunque parecen entender lo que está mal, parecen a la vez simplemente aceptar su mundo tal y como es, como si las dos realidades tuvieran sentido y por más opuestas que sean, fueran a la vez igual de válidas. Es ahí donde a veces atestiguo con ojos aciagos, como el doble pensar, —ese del que oímos hablar en 1984 de George Orwell—, hace acto de presencia, y es pan de cada día en la mayoría de las mentes humanas. Esto entonces nos lleva a que un control oscuro y tétrico realmente existe en la sociedad, y la mayoría de la gente sencillamente lo ignora.

Ciertamente la universidad y todo el sistema educativo en sí, no nos ofrece nada tangible y real, que pueda ayudar a la gente y solucionar problemas reales en la sociedad y el planeta, en primera instancia nuestro sistema educativo sólo nos enseña a obedecer y no a pensar, casi todas las disciplinas en las diferentes universidades están diseñadas para preservar este sistema económico-social en el que vivimos, y se nos alienta a crear nuevas formas de preservarlo tan solo adaptándolo a diferentes nuevas tecnologías, como vemos, muchas de las ideas exitosas —y aceptadas— hoy en día que surgen de la universidad, son ideas de negocios, sobre nuevas áreas de explotación para jugosas ganancias, ideas para los mercados financieros, ideas sobre explotación petrolífera etcétera. Nada realmente que pueda cambiar a este sistema sucio y absurdo que reina, y todas aquellas ideas que surgen para cambiar al sistema, todas aquellas ideas verdes, como nuevas formas de energía limpia, todo lo que pueda amenazar al sistema impuesto, son aniquiladas, acalladas ferozmente y solo prevalece lo que soporte al eterno sistema tradicional, lleno de premisas obsoletas como el sistema financiero, el mercado moderno y los extravagantes patrones de consumo. Solamente esas concepciones paradigmáticas e inamovibles e incuestionables en las que se funda la sociedad actual, prevalecen e irónicamente, han prevalecido por siglos.

Todo esto solo nos lleva a estratificación social, y al exterminio del ser humano como tal: humano, que entonces busca la felicidad en los lugares más equívocos, y ¿por qué? por el control, el poder, el dinero que le brinda este sistema a quienes se creen amos del universo.

La ciencia no tiene ego

La ciencia es más que nada el resultado de la filosofía, el método científico la experimentación, y basa su quehacer en la búsqueda incansable de la verdad. La ciencia es falible, comprobable y verificable, y se divide principalmente en ciencias formales, fácticas o factuales y ciencias sociales o humanas.

Los griegos se preguntaban un sinnúmero de cosas acerca del universo, muchos de ellos, —con cierto tiempo libre gracias a las condiciones en de esclavismo entre otras cosas en las que vivían—, bastante famosos hoy por cierto; tenían suficiente tiempo para pensar, observar y analizar todo ello que se preguntaban; que veían… así entonces esto se volvió una costumbre, una actividad; pensar, proponer explicaciones, y de una mera actividad social de ocio, esta se fue formalizando, y el saber o el poseer cierto conocimiento se convirtió en algo privilegiado.

Así fue como nació la filosofía; el amor por el conocimiento, un intento probablemente aún no tan formal de dar explicaciones claras y certeras a los porqués de universo, a todo aquello que podía ser tan ambiguo como objetivo, y que rodeaba al hombre en el mundo, la naturaleza, en su ambiente. Entonces pues, muchas corrientes y filósofos famosos surgieron, corrientes de pensamiento que gozaban de aceptación y popularidad así como sus creadores, filósofos que a su vez eran discípulos de otros, y en ocasiones creaban sus propias líneas de pensamiento, fuertemente diferenciadas de sus maestros, otras veces, bastante similares.

Cuando aquél intento de explicar los porqués del universo llegó a un límite, o más bien se vio en la necesidad de realmente formalizar sus planteamientos o probar sus explicaciones y perspectivas, es entonces cuando nace lo que hoy podríamos describir como ciencia. Es por ello que comúnmente se dice que la filosofía es la madre de la ciencia, o su base precursora; quien dio lugar a ella. Esa búsqueda incasable de la verdad, y que a su vez llevó a la necesidad de experimentar de probar aquellas explicaciones y aplicaciones pero desde un método que implicara formalidad y estandarización digámosle así, en entonces que entra el método científico, que no es más que el proceso con el que la ciencia llega a sus conclusiones; lo que la convirtió en tal, que le dio su formalidad y lo que la diferencia de la filosofía.

La ciencia como tal no tiene ego, es decir a diferencia de la religión, que por cierto como teología tuvo mucha presencia en ciertas corrientes filosóficas, no establece verdades absolutas, paradigmas, o convencionalismos a menos de que se hayan probado o tengan un porqué lógico o sustancialmente razonable y por tanto irrefutable, sin embargo, aun así, siempre es verificable, falible, mejorable y perfectible.

Es decir, la ciencia nos invita a ponerla a prueba y nos dice, «no sé la respuesta a este cuestionamiento pero mi hipótesis o teoría más acertada y probable es esta, pero comprobémoslo». Es entonces donde el proceso de experimentación entra, donde el método científico se presenta.

La ciencia se divide en distintos tipos, según su naturaleza, y su actuar, tenemos por ejemplos las ciencias formales como la matemática y la lógica, las fácticas o experimentales; que requieren de experimentación, y las sociales o humanas como la economía y la sociología.

En conclusión entendemos que la ciencia es la búsqueda de la verdad, y que a diferencia de la filosofía como su base y origen elemental, utiliza un método científico, con el que pretende experimentar y así comprobar todo aquel problema que se plantee. La ciencia como tal no tiene ego, y no clama la existencia de verdades absolutas a menos de que estas tengan una base racional sustancial y sean completamente verificables y comprobables, no obstante, la ciencia es falible y perfectible.

La Sociedad Inmoral

Por Raúl Oropeza

«Nadie está más esclavizado sin esperanza alguna que aquel que falsamente cree ser libre».

—Johann Wolfgang von Goethe.

La ética es de esas cosas que nadie comprende bien, que nadie puede explicar, y que todo el mundo en algún momento de su vida pone en tela de juicio. Algunos aun así deciden no violar lo que esta «serie de normas y reglas» dice desde su punto de vista, mientras otros simplemente la ignoran.

La dimensión ética de una persona es que tan amplia y acertada es su concepción sobre las normas morales, valores y principios sobre su actuar y desempeño en su vida cotidiana, su trabajo, su casa, su familia, su pareja, etcétera. Sin embargo una concepción acertada de la ética no debe tener como base asumir paradigmas y convenciones sociales sin cuestionarlos, sino más bien, una reflexión profunda de lo que es bueno, malo, correcto o incorrecto, y sobre la mejor forma de conseguir algo o llevar acabo ciertas actividades o empresas, basándonos o apoyándonos en la lógica y el sentido común, siempre poniendo a prueba, comparando, evaluando, cuestionando todo aquello que pensamos sobre nuestro entorno, la sociedad, el sistema etcétera.

Podremos decir que una persona tendrá ética si es capaz de ser fiel a valores y principios que responden a un porqué de existir, que tienen sentido común, lógica y que además no afectan o limitan la felicidad de la persona o su actuar en la sociedad, sino que propulsan y mejoran su capacidad de integración y satisfacción en su vida en general, es decir, si no hacemos lo que nos gusta, lo que nos apasiona, todo aquello en lo que encontremos placer, no seremos felices, pero ciertas falacias éticas se podrían interponer en este tipo de situaciones, así que nuestro deber es evaluar y poner a prueba estas ideas, si nuestro actuar no afecta de manera negativa a otras personas, o afecta la libertad de los demás, entonces aquello que hagamos no será inmoral así como así, pero debió ya haber pasado por un proceso de reflexión y evaluación.

La sociedad ha pasado por un sin número de etapas, periodos en la historia, y acontecimientos que han marcado sin duda a la raza humana, muchos de estos sucesos han llevado a la creación de sistemas, modelos, patrones, reglas y demás cosas que dictan nuestra forma de vivir, relacionarnos, hacer ciertas cosas etcétera, a esto le llamamos cultura. Nuestra cultura se ve muy empapada del sistema económico, básicamente la manera en como nos relacionamos desde un ámbito de acceso a los recursos del planeta para la satisfacción de nuestras necesidades. Esto nos ha llevado crear modelos cada vez más complejos para garantizar nuestra existencia y bienestar, no sólo biológico, sino también emocional, psicológico, social etcétera. En conjunto todos estos patrones de administración de los recursos, la creación de ellos, la manera en que los intercambiamos y tenemos acceso a ellos han influenciado fuertemente la forma en que vivimos y ha creado las circunstancias que dan lugar a nuestras conductas.

Así pues, podemos decir como dice el ingeniero social Jacque Fresco que no hay una cierta naturaleza humana sino más bien una conducta humana y esta, siempre se ve fuertemente influenciada y moldeada por las circunstancias imperantes en las que hayamos nacido y crecido. De este modo la educación que nuestros padres nos dan, y todo aquello que la sociedad o la mayoría de las personas considera aceptado, correcto o incorrecto, dictarán fuertemente nuestra forma de pensar y como nos comportamos en nuestra vida cotidiana; a todas estas normas, reglas, patrones, convenciones sociales que surgen de nuestra cultura, es decir, de la forma en que hacemos las cosas gracias a las circunstancias creadas por el sistema, es a lo que le llamamos comúnmente ética y moral.

La ética y la moral además de ser influenciadas por la cultura, el sistema económico, la sociedad también tienen o suelen tener una relación de cierta cercanía con la religión que a su vez también es producto de la cultura y el sistema, o sea que al igual que todo lo demás afectado o creado por las circunstancias, es un producto o invento del ser humano, sí, un invento, es decir, convenciones sociales como la monogamia, el matrimonio, etcétera son simples inventos humanos influenciados por la religión o por el sistema económico mismo, otras conductas o ideologías consideradas aberrantes, como el racismo, la intolerancia, la discriminación, etcétera también son producto del entorno o las circunstancias determinadas, y de como estos productos humanos que vienen del sistema mismo, han reaccionado ante ciertas situaciones o circunstancias, por ejemplo, si a un niño que nació en el imperio romano sus padres los llevaron al coliseo a ver a los gladiadores y el niño veía como ellos eran devorados por leones ante un cruento derramamiento de sangre, y el niño lo disfrutó como simple entretenimiento o diversión, y además les pidió a sus padres que volvieran la próxima semana, ¿podríamos decir que el niño es demasiado violento y tiene la sangre muy fría? La respuesta es no. Y la respuesta es simple; él nació en una sociedad dónde condiciones de esclavismo y violencia eran comunes y bien aceptadas por la mayoría, lo que el niño opinara de los combates entre gladiadores estaba muy ligado con la educación de sus padres y el entorno en el que se desarrolló. Una persona que vivió durante el régimen nazi probablemente tenía repudio por la raza judía, pero todas estas conductas son producto del entorno en que nos desarrollamos y sí, aunque tenemos libre albedrío, la mayoría de las personas se limitan al pensar, prefieren seguir ideas o convenciones sociales establecidas, que son más fáciles de seguir, muchas de las cuales son simples paradigmas y falacias, es decir, premisas sobre como debemos actuar o pensar o comportarnos que distan mucho de tener lógica o si quiera sentido común, pero que han perdurado por mucho tiempo en la mente de las personas desde que fueron creadas, y es esta perpetuación la que probablemente las hace incuestionables para muchos.

Entonces partiendo de que la mayoría de la gente prefiere no pensar y seguir convenciones sociales, grupos de personas que estudiaron, leyeron sobre historia, economía etcétera, reflexionaron, y pensaron que la gente podría ser manipulable si se le enseñaba subconscientemente a no pensar y seguir convencionalismos sociales establecidos, muchas veces por ellos mismos para su propia conveniencia y de grupos limitados poseedores de mucha más educación y mayor entendimiento sobre el funcionamiento del mundo, la sociedad, la mente humana; “el sistema”, lo gracioso es, que fue el mismo ser humano quien creó el modelo o sistema que no funciona, a como creyó en un principio que debería, y entonces este, funciona de manera errónea, llevando a la misma corrupción del ser humano ya que el mismo sistema le ha hecho difícil a la mayoría conseguir los satisfactores incluso más básicos que necesitamos para vivir decentemente en esta sociedad, sociedad que el mismo ser humano en un principio concibió.

Entre estos grupos formados que ostentan un gran poder y control sobre la sociedad, la ética, la moral, la educación etcétera, que se han dedicado a manipular a la sociedad y al propio sistema a su conveniencia, se encuentran los grandes empresarios dueños de grandes corporaciones multinacionales, políticos, académicos e intelectuales malévolos, y las distintas religiones que funcionan más bien como un gran negocio y una respuesta a quienes necesitan solacio y consuelo para llenar el vacío que muchas veces es creado por premisas de la sociedad misma, y por estos grupos, es decir, en un sistema económico como el que vivimos actualmente, se entiende y se siembra en la cabeza de las personas, que la felicidad sólo puede ser conseguida por el consumo. Es aquí donde la mercadotecnia por ejemplo, juega un papel importante creando deseos en las personas para consumir cosas que en realidad no necesitan, ya que su único fin es vender para tener utilidades, y todo esto gracias a la bases del sistema económico capitalista imperante; la propiedad privada y el sistema monetario, es decir, el uso del dinero. Así pues humanos queriendo controlar a otros para su propio beneficio, se torna en una conducta auto destructiva del ser humano propia de sus mismos productos o inventos, y deja mucho que pensar sobre la ética y moral, muchas de cuyas premisas están siendo violadas por las mismas personas quienes las inventaron y predican, y esto en sí porque el sistema es erróneo y no funciona.

¿Qué podemos hacer entonces si el sistema está mal? El primer paso es pensar; la base de la ciencia por ejemplo es la filosofía que era eso precisamente; pensar, reflexionar y buscar respuestas, la búsqueda incasable de la verdad y el conocimiento. En la actualidad es necesario que las personas piensen, evalúen y pongan a prueba todo aquello que aprenden, que usen la lógica, el sentido común, que cuestionen todo aquello que otras personas les quieren inculcar así nada más.

«Siempre que enseñes, enseña a la vez a dudar de lo que enseñas».

—José Ortega y Gasset.

Aprendiendo Inglés

Cuestionamientos comunes sobre el aprendizaje de la lengua inglesa

Muchos de mis alumnos me han preguntado varias veces: «¿Por qué me cuesta trabajo aprender inglés?, ¿cómo puedo hacer para aprender más rápido?, Sé, y entiendo» —dicen—, «pero no puedo hablar, ¿conoce algún sitio para practicar?, ¿cómo puedo aprender vocabulario y que debo hacer para que no se me olvide?».

Preguntas más o menos como esta me he encontrado, y aunque las respuestas ni son exactas ni absolutas parece que los modelos básicos y sencillos han sido subestimados al igual que relativamente nuevas posibilidades de estudio y cognición también se ven frecuentemente descartadas o ignoradas.

La Legua Inglesa

El idioma inglés como tal es de origen como ya muchos saben «Sajón» o «Anglosajón» es decir de los anglosajones o sea pueblos germánicos (venidos de áreas de lo que ahora es Alemania) que llegaron a la Gran Bretaña, desde el siglo V hasta la conquista normanda en el año 1066. Esta etapa sugiere un período de la historia inglesa entre aproximadamente el año 550 y la conquista normanda. Éstos, trajeron el idioma denominado de igual forma, y también conocido como Old english, o inglés antiguo, hablado y escrito por los anglosajones en gran parte de lo que ahora es Inglaterra y Escocia entre mediados del siglo V y mediados del siglo XII. Este a diferencia del alemán por ejemplo, tiene mucha más influencia latina de cuando el imperio romano dominó gran parte del territorio europeo, específicamente en Gran Bretaña entre los siglos I y V y de ahí proviene el nombre de la isla, (Britannia en Latín) también debido a condiciones meramente geográficas el idioma ha tenido mucha influencia francesa por muchos años.

Por lo tanto el inglés no tiene un parecido real con el español, y muchos de los posibles parecidos fueron por la influencia latina en su vocabulario e incluso la influencia que el español ha tenido en el inglés americano gracias al hecho de que México tiene frontera con los Estados Unidos pero su estructura básica y gramática siguen siendo Anglosajonas.

Definitivamente una diferencia importante es la conjugación de verbos, propia de las lenguas latinas o romances como lo es el español, portugués, francés, e italiano entre otros dialectos y derivaciones. El inglés carece de ésta, aunque tiene ciertas reglas equivalentes. Esta carencia sin duda lo hace mucho menos complejo y por tanto esto puede ser usado a nuestro favor para un aprendizaje más rápido pero al mismo tiempo sugiere una forma de pensamiento y habla distinta al nuestro, lo que en vez de hacerlo más rápido parece terminar por hacerlo más lento, es decir, parece que se nos es más fácil, a quienes hablamos algún idioma latino, hablar con conjugaciones.

Técnicas de Aprendizaje

Sin duda la clásica técnica de aprender la gramática para entender un idioma, está ya obsoleta dado que nuestro idioma nativo no lo aprendimos así, y este modo lo hace mucho más complejo y difícil alejándonos cada vez más de la posibilidad de hablar fluidamente, es decir, la gramática en su efecto real nos confunde y nos bloquea ya que se interpone en el habla porque nos lleva a dudar si lo que estamos apunto de decir será correcto o no, o si recordamos cierta regla o no, y esto parece distraernos de cualquier posibilidad real de hablar fluidamente, sin embargo, la gramática es parte importante pero debe ser lo último a entender incluso ya que dominemos cierto tiempo o tema, y que ya lo hablemos.

Para aprender vocabulario hay muchas técnicas que pueden ser usadas que puedo recomendar, estas no exactamente tan nuevas ni de mi autoría por supuesto, sin embargo, lo mejor siempre será la practica. Una técnica es escribir palabras en un papelito y guardarlo en nuestro bolsillo o cartera y llevarlo con nosotros y cada vez que lo veamos repetirlas en voz alta y tratar de usarlas en una situación real, algunos dicen que solo podemos aprender hasta siete palabras al día, por lo que el papelito solo deberá contener siete, esta premisa es sin duda muy vaga, y no se cuan cierta sea, pero lo que sí sé, es que la capacidad de aprendizaje de cada individuo varía mucho de uno a otro, mientras algunos tengan la facilidad de memorizar listas enteras con muchas palabras otros simplemente no podrán, sin embargo, algo que funciona mejor siempre será aprender poco a poco.

El hecho de repetirlas en voz alta es porque el proceso de cognición es muy complejo y se ha demostrado que cuando nosotros repetimos algo en voz alta activamos más áreas de nuestro cerebro que ayudan a nuestra memoria, que si solo las decimos en la mente y esto también es útil si además queremos practicar pronunciación. Pero si logramos al repetir la palabra, asociarla con algo más, una imagen por ejemplo, una situación que nos causó relevancia o un hecho real, nuestra memoria se propulsará aún más.

Teniendo más contacto con el idioma

Ya que sabemos como podemos practicar vocabulario (incluyendo verbos) el resto será cuestión de hablar y oír, que debemos recalcar es la parte más importante del aprendizaje de un idioma y en lo que nos debemos enfocar más nuestra atención, y aunque normalmente la gente que aprende un idioma primero aprendió a oír o entender y luego a hablar esto no necesariamente tiene que ser en este orden y podemos atrevernos a hablar antes, sin siquiera entender. Una de las mejores formas de activar estas áreas del aprendizaje es ver televisión en el idioma, en este caso inglés, sí, definitivamente ayuda y ayuda mucho. Por supuesto que los estudiantes dirán que no entienden nada, y claro que no, pero la intención como les he dicho a muchos de mis alumnos, no es que entiendan sino que ayuden a su cerebro a relacionar y asociar sonidos en ese idioma, es decir, a prepararlo para lo que viene; el entendimiento. Una vez entendido esto, es claro decir, que no debemos utilizar subtítulos en nuestro idioma ya que el ser humano es primeramente visual y estos distraerán la atención de nuestros oídos dejando la asociación de sonidos prácticamente nula.

Hay algunos sitios para ver películas en inglés y en línea, también hay canales en inglés transmitidos por la televisión de paga, o la modalidad SAP en los canales abiertos. Algunos sitios que recomiendo son:

http://www.cuevana.tvhttp://tv.blinkx.com/

El habla

Hablar solos en el idioma o con nosotros mismos o en una conversación imaginaria también ayuda, aunque pareciera algo muy loco no lo es, de hecho propulsa mucho el habla y no importa si cometemos errores esos desaparecerán poco a poco, además podemos hablar solos cuando queramos. Y mencionando el habla, la timidez afecta mucho nuestra capacidad de hablar, ya que muchos alumnos en clase no se atreven a hablar porque piensan demasiado en las reglas, en si lo dirán bien, si no se van a equivocar o si sencillamente pronunciarán bien, ya que les cuesta mucho la pronunciación y no entienden que todo es parte del proceso y lo importante es atreverse a hablar para poder ser fluidos más adelante. Así que ¡Atrévanse!

Usando Facebook, Twitter, Videojuegos, tu celular, y hasta un Key-pal para aprender

De las novedades que nos ofrece la internet están las redes sociales, la cual en primera instancia, son una puerta para conocer a gente de todo el mundo, y segundo que podemos configurar en inglés para empezar teniendo un mayor contacto con el idioma, un contacto real. Una buena idea es cambiar el idioma de nuestras cuentas de Facebook y Twitter a inglés así como nuestros teléfonos celulares. En cuanto a Twitter podemos seguir a gente de habla inglesa y leer con regularidad sus tuits para ir interpretando y practicando no solo la lectura sino el entendimiento. Además nosotros podemos tuitear en inglés para empezar a practicar y lo mejor es que esto puede ser a cualquier hora del día y constantemente llevando nuestro aprendizaje y cognición a otro nivel.

En cuanto a nuestro celular además de tenerlo en inglés podemos poner los servicios de nuestra compañia telefónica en inglés también, y si este reproduce mp3 escuchar mucha música en inglés con regularidad, pero me refiero con mucha más frecuencia de lo normal, aunque también podríamos llevar audio hablado destinado a aprender como podcasts que pueden ser fácilmente encontrados en internet. Los videojuegos son otra magia poco explorada para aprender, ya que estos normalmente son asociados con violencia, irresponsabilidad, adolescentes, o no tener que hacer, sin embargo, se ha demostrado que son muy buenos para el cerebro ya que propulsan la capacidad, viso-motriz, psico-motriz, y nuestra capacidad de resolver problemas, pero hay algo más en lo que también tienen efecto y que normalmente no mencionan; La Cognición, es decir, el aprendizaje.

Anteriormente la mayoría de los videojuegos se encontraban solo en ingles o solo en ciertos idiomas, e incluso ahora, muchos siguen estando solamente en inglés, es increíble ver como cuando se trata de videojuegos no hay barreras del idioma, y conozco gente que ha aprendido inglés simplemente jugando. Para no abundar más recomiendo que jueguen con regularidad algún videojuego en inglés.

Lo último y de lo más útil es conseguir un Key-pal o Pen-pal o sea un amigo a distancia. Antes uno mantenía contacto con ellos por medio de cartas, hoy en día por suerte, tenemos herramientas como el correo electrónico, el servicio de mensajería instantánea y vídeo llamadas como Skype y por supuesto las redes sociales. Tener una persona nativa con quien practicar es tener contacto real con el idioma y la mejor forma de aprender.

Aquí hay algunos sitios de consulta que les podrían ser de utilidad:

http://www.wordreference.com/http://www.languageguide.org/

http://learnenglish.britishcouncil.org/http://thesaurus.com/

http://www.urbandictionary.com/http://www.saberingles.com.ar/